dimarts, 27 d’octubre de 2015

Miserere mei!

Imatge de Manuel M. Vicente (Martius)
Mal envueltos en los jirones de sus hábitos, caladas la capuchas, bajo los pliegues de las cuales contrastaban con sus descarnadas mandíbulas y los blancos dientes las oscuras cavidades de los ojos de sus calaveras, vio los esqueletos de los monjes, que fueron arrojados desde el pretil de la iglesia a aquel precipicio, salir del fondo de las aguas y, agarrándose con los largos dedos de sus manos de hueso a las grietas de las peñas trepar por ellas hasta tocar el borde, diciendo con voz baja y sepulcral, pero con una desgarradora expresión de dolor, el primer versículo del salmo de David:
Miserere mei, Deus, secundum magnam misericordiam tuam!
GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER
El miserere

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada